.

Seguir la Sunnah es el método del supremo intérprete de la Voluntad Divina, el Mensajero de Allah; y esto es la raíz de la adoración y de la piedad (`ibâdati de asl-ul).

إنه لا ينبغي أن يعذب بالنار إلا رب النار
«No corresponde a nadie castigar haciendo uso del fuego, excepto al Señor del fuego»

"Aquél que no siente placer por la primavera y su flores y el laúd y sus melodías es un desequilibrado que no tiene remedio."
Abu hamid Al-ghazzaali

"No me preocupa el no ser conocido. De lo que trato es de hacerme digno de ser conocido." Confúcio, (551 a. C. - 479 a. C.)

"Para decirlo con toda franqueza, en todas las aldeas se necesita un breve período de terror".
Mao Tse Tung

“[¡Oh, Muhammad!] Ante todo, elige perdonar, ordena el bien y apártate de quienes se comportan contigo en forma ignorante.” (Corán 7:199)

"Las ideas son mucho más peligrosas que las armas. Si no permitimos que nuestros enemigos tengan armas, ¿Por qué les vamos a permitir tener ideas?" (Stalin)
La violencia es el único medio de lucha, y la sangre el carburante de la historia (Stalin).

En 1930 se le preguntó al Gobernador de Louisiana, Huey Long si el fascismo podría llegar a América. Su respuesta fue:

"Seguro, solo que aquí
le llamarán anti-fascismo".


En 2010 se le preguntó al Profesor Rahmanicus si el fascismo podría volver al continente europeo. Su respuesta fue:

""Seguro, solo que aquí le llamarán TOLERANCIA CERO".

No seas compañero de los malos ni calumniador de los buenos.
Hesiodo

El Islam no es una religión utópica, cree en una utopía, pero hay que esperar por ella, no está es en este mundo. Sh. H.Y.

"El socialismo chino se fundamenta en Darwin y en la teoría de la evolución"
Mao Tse Tung

Adolf Hitler, 1927: " Yo soy Socialista "

Goebbles, 1931: " antes prefiero ser bolchevique que capitalista "


Fred Hoyle: "La formación de una célula viva a partir de una sopa química inanimada es tan probable como el ensamblado de un 747 por un torbellino que pasa a través de un depósito de chatarra.”

Chandra Wickramasinghe: La probabilidad de la formación de la vida a partir de la materia inanimada es alrededor de 1 seguido de 40.000 ceros… Es suficientemente grande para sepultar a Darwin y toda la teoría del evolución“.

"Sí para llegar a nuestros fines debemos eliminar el 80% de la población, no vacilaremos, un solo instante." LENIN [Vladímir Ilich Uliánov]

Es evidente que el común entusiasmo por la igualdad es, en un sentido fundamental, anti-humano. Tiende a reprimir el florecimiento de la personalidad individual, de la diversidad y de la civilización misma. Es la búsqueda de la uniformidad de los salvajes. [Murray Rothbard]

Bajo el gobierno comunista nadie posee nada, ya sean los hijos de uno, o la esposa, o aun la propia libertad. El estado puede incautarlos en cualquier mo­mento.

La liberación de la mujer –sostiene Engels- pasa por la destrucción de la familia y su ingreso al mercado del trabajo. Así, ocupará su lugar en la sociedad de producción, ya sin el yugo marital ni la carga de la maternidad.

-"Si triunfan las derechas tendremos que ir a la Guerra Civil declarada. Que no digan que nosotros decimos las cosas por decirlas, que nosotros lo realizamos” (Largo Caballero, secretario General del PSOE. El Liberal, de Bilbao, 20 de enero de 1936).

George Gilder lo predijo hace muchos años, ahora vemos que el gobierno está actuando como un reemplazo del esposo y del padre.

Es un error pensar que el feminismo representa a la mujer, que es un movimiento de mujeres. No solo no es así, si no que somos millones las que hemos sido sus víctimas.
Mª del Prado Esteban Diezma

Si no fuera suficiente con las divisiones por causas políticas, religiosas y raciales; las mujeres empezaron a considerar a los hombres como extraterrestres, como a seres de otra especie a lo que no se sentían vinculadas: era el triunfo de una nueva ideología mesiánica y de odio llamado feminismo.

"El fascismo es socialismo nacionalista"... Benito Mussolini, creador del fascimo, fue el número 3 del partido socialista italiano. In nomine

Dei non Deus nisi Deus solus non similis. Declaración visigoda de la unicidad de Dios.

Martyn Latsis, uno de los jefes de la Checa, el 1 de noviembre de 1918: "No hacemos la guerra contra las personas en particular. Exterminamos a la burguesía como clase. No busquéis, durante la investigación, documentos o pruebas sobre lo que el acusado ha cometido, mediante acciones o palabras, contra la autoridad soviética. La primera pregunta que debéis formularle es la de a qué clase pertenece, cuáles son su origen, su educación, su instrucción, su profesión". (Courtois, ob. cit., p. 22).

"Si se pudiese abolir su sometimiento al Corán por medio de la emancipación civil, se cancelaría, al mismo tiempo, su sometimiento al clero y se produciría una revolución en las relaciones políticas y religiosas..." Karl Marx

“Yo creo que las instituciones bancarias son más peligrosas para nuestras libertades que los enemigos declarados. Si el pueblo Estadounidense permite alguna vez, que los bancos privados controlen el asunto de su moneda, primero por inflación, luego por deflación, los bancos y las corporaciones que crecen a su alrededor le quitarán al pueblo toda supropiedad hasta que los niños despierten sin casa en el continente que sus padres conquistaron”. Thomas Jefferson
.
Gustavo Le Bon en "Ayer y Mañana":
"..Las creencias de forma religiosa, como el socialismo, son inconmovibles porque los argumentos no hacen mella en una convicción mística... Todos los dogmas, los políticos sobre todo, se imponen generalmente sobre las esperanzas que hacen nacer y no los razonamientos que invocan... La razón no ejerce influencia alguna sobre las fuerzas místicas.."
.
-"Lo que vosotros teméis es la mirada penetrante, no os atrevéis a mirar el fondo de las cosas os gusta que vuestros ojos resbalen sobre todo sin pararos a pensar"-.
Almas Muertas, N.Gógol

Como la mayoría de licenciados/as, crees todo, estás bien adoctrinado y lo que mejor has aprendido es lo que mejor enseñan: A NO PENSAR.

"Nuestros camaradas y los miembros de las organizaciones amigas deben continuamente avergonzar, desacreditar y degradar a nuestros críticos. Cuando los obstruccionistas se vuelvan demasiado irritantes hay que etiquetarlos como fascistas o nazis. Esta asociación de ideas, después de las suficientes repeticiones, acabará siendo una realidad en la conciencia de la gente".

Comunicado del Comité Central del Partido Comunista de la Unión Soviética del año 1943, dirigido a todos sus afiliados.

Las leyes de la Unión Europea exigen que informes a tus visitantes europeos de que usas cookies en tu blog. En muchos casos, dichas leyes también exigen que obtengas el consentimiento de los lectores.

Hemos añadido un aviso a tu blog para explicar el uso que hace Google de ciertas cookies de Blogger y de Google, incluidas las de Google Analytics y AdSense.

Es tu responsabilidad comprobar que dicho aviso se muestre y que sea adecuado para tu blog. Si utilizas otras cookies (al añadir funciones de terceros, por ejemplo), es posible que este aviso no te sirva. Más información sobre este aviso y tus responsabilidades

viernes, 30 de septiembre de 2011

LA IGUALDAD ES SIEMPRE POR LO BAJO

Se trata de un imperativo científico.
Si queremos igualar a 100 individuos cualesquiera, la única solución posible es rebajarlos a todos al nivel del menos cualificado o lo que es lo mismo, al més necio y más inepto de todos. Esto suele satisfacer a la legión de los igualitaristas, a quienes aunque no sean conscientes de ello, les mueve el rencor y la envidia. Nada les importa que el colectivo, en su conjunto, se empobrezca. Por eso desean la igualdad en todos los órdenes. Sin maestros, sin orden ni jerarquías se puede hacer retroceder a la humanidad a la época de la yahilía, deshaciendo de un plumazo el trabajo de todos los Profetas anteriores, para trabucarlo en una especie de "anarquismo místico". Es la estrategia de Abdennur Prado y sus secuaces.




La mediocridad al poder
Número de revista : 37
Fernando Olaizola




¿Debe reescribirse Huckleberry Finn, de modo tal que en ningún momento aparezca el apelativo "negro"? ¿Ha de prohibirse la emisión de aquellas películas en que los personajes aparezcan fumando? ¿Santa Claus debería decir "ha ha ha" en lugar del tradicional "ho ho ho", porque esto último es denigratorio para las mujeres al recordar la palabra en argot para referirse a las prostitutas? Bienvenidos al mundo de lo políticamente correcto.

"La corrección política está alterando el patrón de nuestras relaciones sociales y familiares y teniendo una repercusión cada vez más profunda y relevante en nuestras vidas y nuestro entorno".

Nacido en la Alemania en los años veinte en la Escuela de Frankfurt, como una hibridación del marxismo cultural con los planteamientos freudianos, el pensamiento políticamente correcto emigró a Estados Unidos con Marcuse y otros intelectuales fugitivos del nazismo, donde fue adoptado por la nueva izquierda y la contracultura de los años sesenta, y donde se añadieron a la mixtura las aportaciones del estructuralismo, el deconstruccionismo y el relativismo cultural. Su eclosión se produjo a finales de los ochenta, con la caída del Muro de Berlín y el fin de la Guerra Fría, cuando, definitivamente desacreditado el comunismo como sistema ideológico, la lucha entre clases definidas por criterios económicos dio paso a la oposición entre grupos delimitados por criterios de raza, género o sexualidad. Se ha señalado cómo el pensamiento políticamente correcto entiende la dinámica social como un enfrentamiento maniqueo entre las fuerzas del bien, representadas por las categorías de víctimas que crea, y a las que confiere derechos por su sola pertenencia al grupo delimitado, y las fuerzas del mal, representadas por sus opresores, propiciándose con todo ello un nuevo tribalismo que apela al conformismo y a la mansedumbre gregaria. 

"La corrección política potencia el ascenso a puestos de poder y responsabilidad de personas sin la cualificación y competencia necesarias, fenómeno conocido en los países anglosajones como mediocracy o gobierno de los mediocres" .

El pensamiento políticamente correcto no se limita a las consabidas torsiones del lenguaje, como el omnipresente "compañeros y compañeras" (o, mejor todavía, "compañeras y compañeros"), o a supuestos eufemismos que, lejos de ser inocentes, no obedecen sino a un propósito con ribetes orwellianos de control de la expresión; ni se queda tampoco en planteamientos desaforados como los citados al comienzo, que de tanto en tanto afloran y que por absurdos o ridículos se descalifican por sí solos. Más allá de todo ello, se ha erigido en un verdadero instrumento de censura del pensamiento y en un freno a las libertades individuales, con su “discriminación positiva” (es decir, discriminación), su “tolerancia cero” (o intolerancia), su pretensión de monopolio de la virtud, su dogmatismo, su rechazo del derecho a disentir, sus anatemas y linchamientos públicos, su aspiración a la clausura del debate público y su paternalismo despótico. No cuenta desde luego con los medios del estado totalitario, pero de manera insidiosa reorienta, reeduca, censura, condena y demoniza. 

La corrección política está alterando el patrón de nuestras relaciones sociales y familiares y teniendo una repercusión cada vez más profunda y relevante en nuestras vidas y nuestro entorno. Y ello, fundamentalmente, por dos motivos. 

En primer lugar, por la manera en que condiciona y determina la toma de decisiones políticas, propiciando una sustitución de los criterios racionales por emociones, miedos y pulsiones viscerales. La aceptabilidad de un determinado criterio u opinión pasa a depender exclusivamente de su ajuste a los principios que dicta la corrección política. Anthony Browne, autor de The Retreat of Reason, narra su toma de conciencia al respecto, que tuvo lugar a partir de su denuncia de que el incremento de casos de sida en Inglaterra tras la victoria de los laboristas en 1997 obedecía al aumento de la emigración procedente de países africanos, lo que las autoridades sanitarias se negaban a aceptar por considerarlo racista, prefiriendo creer que ello obedecía a que la gente no practicaba sexo seguro, y que todo se arreglaría con una nueva campaña informativa sobre el tema. 

Y en segundo lugar porque, dentro de las coordenadas de la corrección política, se potencia el ascenso a puestos de poder y responsabilidad de personas sin la cualificación y competencia necesarias, fenómeno conocido en los países anglosajones como mediocracy o gobierno de los mediocres (aunque el mediocre, claro está, nunca es presentado como tal, sino como una persona "de perfil bajo" o "prudente"). André Lapied apunta cómo en el universo de lo políticamente correcto las diferencias de capacidad son negadas: un discapacitado es tan inteligente como un premio Nobel, solo que de diferente manera. A partir de aquí, todos los méritos devienen iguales, de lo que se sigue que toda desigualdad es injusta, y ello conduce a su vez a la búsqueda de un nivel común que forzosamente será el más bajo. 

Que ese predominio de la medianía se dé en los Gobiernos, Parlamentos y demás instituciones públicas no debe resultar ninguna sorpresa, dada la índole, los objetivos y la manera de actuar del pensamiento políticamente correcto. Esta situación se da además de una manera especialmente sañuda en una democracia de baja calidad como la nuestra, alumbrada durante la Transición con toda suerte de recelos y sujeta a excesivas cautelas y contrapesos que una oligarquía partitocrática se niega a replantear. Xavier Roig, en La Dictadura de la Incompetencia, denuncia que el sistema de listas cerradas y grandes circunscripciones lleva a que los políticos no deban ganarse la simpatía de un elector que no los puede elegir, sino la del partido que los incluye en las listas: “como los candidatos no se deben a los clientes, la calidad de estos candidatos va disminuyendo progresivamente. Como no tienen que ganar en una competición abierta –las elecciones- sino en una conjura interna, oscura, pringosa y gris –los pasadizos del partido- pasan a ser vacas” (Roig aprovecha para recordarnos que las especies rumiantes tienden a una inteligencia más bien escasa). La mediocracy es explicable por iguales razones en los sindicatos o en los órganos de gobierno de la judicatura, dada su politización cuasiabsoluta; y, hasta cierto punto, también en las universidades, siendo éstas como fueron el epicentro del movimiento de la corrección política y otro de sus principales campos de batalla. 

"El ascenso de los incompetentes puede estudiarse en estado puro en el seno de aquellas corporaciones y entidades que suponen ámbitos socioeconómicos mucho más acotados y que están orientadas a la consecución y defensa de concretos fines e intereses" .

Pero donde el fenómeno del ascenso de los incompetentes puede estudiarse en estado puro es en el seno de aquellas corporaciones y entidades que suponen ámbitos socioeconómicos mucho más acotados y que están orientadas a la consecución y defensa de concretos fines e intereses. Existen varios estudios al respecto en relación a las organizaciones empresariales. Cyril Northcote Parkinson fue el pionero en identificar y describir la enfermedad de inferioridad inducida en las organizaciones que denominó incelositis. Tenemos también los diversos trabajos de Howard Schwartz sobre el declive de las corporaciones en relación con la psicodinámica de la corrección política dentro de las empresas. Y en el marco del coaching y la consultoría organizacional se estudia el narcisismo en la dirección empresarial y la psicología de los directivos narcisistas.

Nos dice Parkinson que “constituye el primer signo de peligro la aparición en la jerarquía de la organización de un individuo que aporta una gran dosis concentrada de incompetencia y envidia” surgiendo con él la incelositis (o injealousity, contracción de incompetence y jealousity). Cuando este individuo obtiene un control total o parcial de la organización, comienza una segunda fase del mal caracterizada “por la insistencia con que lucha por expulsar a todos los que son más capaces que él, y también por su oposición a que se nombre o ascienda a cualquiera que pueda llegar a demostrar una mayor capacidad que él”.

El experto en desarrollo organizacional José Medina habla de la “gestión mediocre del talento: tanto en organizaciones como en políticas se cumple la ley de que los número uno se rodean de números uno, y los número dos, de números tres y cuatro. El líder mediocre se rodea de profesionales mediocres, generando bolsas de mediocridad. Practica un darwinismo selectivo que elimina o invita a marcharse a los mejores, pues constituyen potenciales amenazas”. El psicólogo Iñaki Piñuel también coincide en que “una vez que un mediocre alcanza el poder se rodea de subordinados que no le amenacen, es decir, de personas aún más torpes que él. Por eso, los directivos mediocres extienden la mediocridad por toda la organización”. 

Sigue diciéndonos Parkinson que el nivel de eficacia que se marcan los incelosíticos es muy bajo. “Solo se admite un nivel bajo y resulta aceptable un nivel aún más bajo. Las directrices que emite un jefe de segunda fila, dirigidas a sus ejecutivos de tercera fila, solo hablan de objetivos mínimos y de medios ineficaces. No es deseable un nivel mayor de eficacia porque el jefe sería incapaz de controlar una organización más eficaz”. A ello le siguen la petulancia y la fatuidad. “La organización se ha marcado unos objetivos muy bajos y en consecuencia ha logrado alcanzarlos sobradamente. Los directivos han hecho lo que se proponían hacer. Esto les llena de satisfacción. Pronto olvidan que era un pequeño esfuerzo para obtener un pequeño resultado. Solo se fijan en que han triunfado, y se vuelven cada vez más presuntuosos”.

Iñaki Piñuel señala, entre otras, las siguientes características del directivo narcisista: posee una idea grandiosa de su propia importancia, le absorben fantasías de éxito ilimitado y tiene una necesidad excesiva de ser admirado. En el seno de su organización ello se traduce en la autoatribución de una gran visión estratégica, la utilización de los demás como espejo o auditorio, el desprecio a sus colegas y subordinados y la violación de los códigos éticos de la organización. El consultor en desarrollo de directivos y profesionales José Enebral apunta también cómo el directivo narcisista tiene alterada su visión de la realidad y se sitúa por encima del bien y del mal, no es consciente de sus errores, no rectifica y no aprende, y suele huir hacia delante en caso de dificultad, alardeando de logros futuros que nunca llegan. 

Esa huída de la realidad es considerada por Howard Schwartz como una de las causas clave de la corrosión del funcionamiento de las organizaciones por la sumisión a los dictados de la corrección política, que lleva a que se rechace la propia noción de logro, se borre la distinción entre buen y mal trabajo, se devalúe la relación entre estímulo y contribución, se abandone una aproximación racional a los problemas, y todo ello conduce a su vez a que se reformulen los objetivos a alcanzar por la empresa. En una suerte de psicosis, la organización ya no se ve como yuxtapuesta a un mundo real en el que tiene que actuar, sino que el mundo circundante es concebido tan solo como existente para soporte de la organización. En Narcissism Project and Corporate Decay: the Case of General Motors, Schwartz, centrándose en el caso de esta compañía, apunta cómo los criterios de promoción dentro de la misma dejaron de girar en torno a logros y resultados y pasaron a depender de ideologías y políticas, y sobre todo de la lealtad personal a aquel de quien dependía el ascenso. Los así nombrados sabían que no eran sus habilidades de gestión lo que había motivado el ascenso, y ello los situaba en una posición de inseguridad, que les llevaba a buscar métodos y mecanismos de defensa para prevenir y rechazar amenazas a su posición: se convertían en pensadores verticales, que tomaban decisiones verticales, pensando en lo bueno para sí mismos, y no decisiones horizontales, pensando en lo bueno para la compañía. Mal ubicados, mal formados, o simple y llanamente incompetentes, perdían el tiempo en reuniones y comités sobre minucias y cuestiones secundarias, en trabajos pequeños y rutinarios, que deberían haber sido decididos mucho más abajo en el organigrama de la empresa. Los managers quedaban aislados de la crítica, y solo oían lo que querían oír, con lo que tendían a creerse más capaces que nadie de dar respuesta a cualquier cuestión que se plantease. El enfrentamiento continuado con una realidad adversa acababa llevando a los directivos al autoengaño y la negación, cuando no a la decepción y al cinismo. 

"Una vez que un mediocre alcanza el poder se rodea de subordinados que no le amenacen, es decir, de personas aún más torpes que él. Por eso, los directivos mediocres extienden la mediocridad por toda la organización" 

Concluye Parkinson señalando que la etapa terminal de la enfermedad se alcanza “cuando no queda ya ni una chispa de inteligencia en toda la organización, de arriba abajo”. La apatía sustituye a la petulancia. Ya no hay entonces solución: “cuando ha llegado a esta etapa, la institución está muerta, a todos los efectos prácticos”. En sus etapas primarias, la enfermedad puede tratarse mediante la ironía, si bien “el individuo incelosítico desarrolla una gruesa piel protectora que le hace insensible al ridículo”. En estadios más avanzados, aún cabría una intervención quirúrgica para extirpar las partes infectadas. Parkinson, de todas maneras, no se muestra optimista acerca del resultado de este drástico método, ya que la conmoción consecuente puede resultar fatal.

Y es que en lo único que los mediocres parecen alcanzar la excelencia es en el despliegue de tácticas y la realización de maniobras para alcanzar y conservar el poder. Aunque solo sea para acabar sentados sobre una montaña de escombros.

jueves, 29 de septiembre de 2011

SIDI SAID: OTRO EXPERTO AL SERVICIO DE LOS ENEMIGOS DEL ISLAM

Abundando en la inacabada entrada sobre los autodenominados "expertos islámicos", el encabezamiento de la presente entrada (Sidi Said: Otro "Experto" al Servicio de los Enemigos del Islam) es del Profesor Rahmanicus, es mi opinión tras la lectura de un articulo en el blog de A. Giménez Reíllo del que a renglón seguido publicamos el enlace. A partir de este párrafo, todo lo escrito a continuación excepto la foto de Sidi Said pertenece a dicho artículo, artículo del Señor A. Giménez Reíllo cuya lectura -por la abundancia de datos interesantes- recomendamos muy encarecidamente. Profesor Rahmanicus dixit.

20 de febrero de 2011 en el blog ANIS DEL MORO


El jueves pasado asistí a una charla que, bajo el título "Islam y tradición sufí" y en el marco de unas  "Jornadas árabes" (¿o sobre el islam?) organizadas por la Delegación de Alumnos de Letras, daba en mi facultad un tal don Antonio Said.
Hayy Sidi Said Ben Ayiba Al Andalusi



No diré que no sabía a qué iba, prevenido además de que en ciertos eruditos del sufismo (التصوف) lo émico, por decirlo así, invade lo ético, y lo estudiado al estudioso. Sobre esta tendencia a limitarse al análisis de los textos y a perder de vista la función del sufismo "as a sociopolitical movement intimately tied to other aspects of society" (p. 268), y en general  para una aproximación antropológica al sufismo, véase "The Sufi Tradition" en Dale F. Eickelman, The Middle East and Central Asia: An Anthropological Approach, 2002, p. 265-277.Para empezar, el nombre del conferenciante, a poco que se investigue, resultaba no ser el anunciado, Antonio Said, sino Antonio Sáiz Dotor, aunque en su rincón y en sus publicaciones se (le) presente (y represente) como Hayy Sidi Sa'îd ben Aÿiba al Andalusí: algo llamativo, ya de entrada, en alguien que insiste, por si hubiera duda al respecto, en que no es imprescindible saber árabe, ni serlo ni parecerlo para ser musulmán; y ni siquiera (paradójicamente a mi modo de ver, viniendo de él) tener el aspecto de los "barbudos eruditos de grave continente", a los que se refiere en un sermón  (خطبة) echado en 2007. Como llamativo, aunque presumible a tenor de lo anterior, resulta descubrir en quien ha estudiado ciencias islámicas en Egipto a un arabista pésimo: peor, como decía Julián Ribera de los moriscos aragoneses, "que los peores de los más malos arabistas actuales", que ya es decir. "Como se verá", advertía en aquel mismo sermón, "cada vez utilizo menos expresiones en árabe, reservo el árabe para la oración comunitaria, y aún esto por pura cortesía, que no por convicción dogmática".O como llamativo resulta, en un teólogo formado en la U. de Deusto y que además habla latín, el descuido (que lo es) de identificar la frase "Veritas liberabit vos", literalmente, con "un proverbio latino", y no con la traducción al latín de parte de Juan 8:32 ("η αληθεια ελευθερωσει υμας").Superada la sorpresa, no es de extrañar que al "hayy" (حاج) de su alias le falte el artículo o, más aún, que para Sáiz el nombre del Profeta (محمد ﷺ) signifique "el fiel" o "el consolador"; que إسلام venga de السلام  (como defiende, p. ej., en este Curso del Islam, que recoge buena parte de lo dicho en la charla) o que la palabra Dios en árabe (الله ﷻ) no sea ni masculino ni femenino, ni singular ni plural. Pero es que, dejando de lado la cuestión lingüística, llama poderosamente la atención que alguien tan contrario a la idea de un poder hereditario en el islam (refiriéndose, p. ej., a la monarquía marroquí) se reclame heredero, en cambio, de un "linaje espiritual" como éste (donde sin duda ocupa el lugar de madrileño de honor, pese a su "ascendencia andalusí"); o mezcle las restricciones a la poligamia del actual código de familia de Marruecos(concretamente la conformidad previa de la última esposa), con la prevista en el Corán, quién sabe si por un exceso de confianza en Wikipédia, y descartada de antemano cualquier sintonía posible con la legislación del país vecino, a la luz de la opinión que parecen merecerle, muy significativamente, "los pueblos considerados musulmanes" (Curso del Islam, p. 44-5):
El estado de pobreza e ignorancia popular en el que se encuentran algunos de estos países, hacen creer al visitante que "así es el Islam". A este hecho hay que sumarle el ejemplo desafortunado de algunos emigrantes, generalmente gentes de estratos sociales bajos, obligados a desarraigarse, y con poca cultura y muy escaso conocimiento de su propia religión.
Países, añade Sáiz, "que han perdido el sentido original del Califato y de la Umma", a diferencia (sospechosamente, me da que pensar) de un Occidente "ya liberado del fanatismo medieval religioso y con una conciencia más desarrollada entre la población", dispuesto, ahora que "el Islam ha dejado de ser algo propio del Oriente, o de los países arabo-musulmanes", a tomar el relevo. Aunque esto, apostilla, "no siempre sea entendido y recibido en su verdadera naturaleza, ya que ser musulmán", insiste, "no implica arabizarse" (p. 45). ¿Es sólo impresión mía o Sáiz parece aspirar a un islam sin musulmanes nativos, donde reinar en solitario? No todos los que dicen ser musulmanes, afirmaba al comienzo de su charla, lo son (cf., a propósito, los tres puntos del llamado Mensaje de Ammán).
Cadena de transmisión de la cofradía xadilía darqawía (الطريقة الشاذلية الدرقاوية)
Tampoco la historia, que en la interpretación de Sáiz converge una y otra vez en la escasa relevancia del árabe como lengua, y de los árabes como pueblo, parece su fuerte. De ahí, entiendo, que presente a Yça de Segovia como un defensor malikí de la enseñanza del islam en castellano, sin más, fuera de contexto, o a Napoleón como piedra de toque, "sans évoquer", podríamos repetir con Faruk Bilici, "les méthodes idéologiques controversées qu’il a utilisées au cours de son séjour en Égypte pour se faire passer parfois pour un grand sultan musulman protégé par le Prophète". De ahí también que incida en que tal personaje de la cofradíaxadilí (الطريقة الشاذلية) "era alto, rubio y de ojos azules, como también lo eran sus maestros" y "tantos otros andalusíes de la época", que "eran de origen nórdico ¡no árabe!, como lo eran tantos otros andalusíes", al igual que otros maestros eran "norte africanos (sic) de las montañas del Rif, no árabes", como el suyo propio (Curso del Islam, p. 33). Y podría seguir: el jueves, durante la charla, hacía coincidir en Orán a Ramón Llull (¿o era fray Luis de León?) con Saladino (صلاح الدين الأيوبي), muerto cuarenta años antes de su nacimiento y sin haber pisado el Magreb; y afirmaba taxativamente que san Juan de la Cruz fue discípulo de la Mora de Úbeda en Granada, aun cuando, "aunque hubiesen coincidido", repone Luce López-Baralt, "parecería que San Juan pudo haber aprendido poco" de ella, ya que los conocimientos de los moriscos "en materia de misticismo islámico [...] parecen haber sido casi nulos". Algo curioso, cuando menos, en alguien que, con todas las reservas necesarias, dice arrimar ("empujar" en su expresión) un pilar más a los cinco ya conocidos en el islam, la búsqueda de la sabiduría, a la que invita en esta cita de su obra A la búsqueda del manantial (Madrid, 2008, p. 14):
Cualquier otra persona inquieta, aún sin ser un erudito, puede averiguar si se lo propone y sin grandes esfuerzos, dónde se encuentra la verdad razonable y por lo tanto probable y dónde se encuentra el fraude evidente.

Siguiendo la enseñanza del maestro, y aunque en realidad lo que él está animando a cuestionar es el "dichoso 711" (a lo Olagüe, cómo no), me ha dado por preguntarme cuánto de razonable, cuánto de probable y cuánto de fraude puede haber en él y en su zagüía, pero he de confesar que he cejado pronto en el empeño: un artículo bastante sensacionalista, publicado en ABC en 1971, y otro aparecido en El País en 1978, relacionado estrechamente con el anterior, dan cuenta de "las opciones que la segunda mitad del siglo pasado", según la tarjama (ترجمة) del maestroSidi Said, "ofrecía a los jóvenes buscadores". Un tercero, publicado en La Nueva España en 2001, presenta a Sáiz en su faceta de arqueólogo aficionado y descubridor de "la primera muestra epigráfica árabe de que se tiene noticia en Asturias", en las proximidades de una comunidad terapéutica de su fundación. Y completa el cuadro el simposio que elInstituto Egipcio de Estudios Islámicos de Madrid le dedica el 16 de mayo de 2009, en su calidad de sufí islámico («متصوف إسلامي»).


No cabe duda, y de ahí quizá este caveat lector a propósito de las "personas con una disposición patológica a la crítica destructiva" (entre las que de seguro debo ya contarme), de que Sáiz es plenamente consciente (si no tiene ya experiencia directa) de las suspicacias que su magisteriodespierta; como no la habrá para nadie medianamente sensato de que, con su presencia en la universidad, el maestro obtiene un notable espaldarazo que, a la postre, se incorporará a esa "documentación escrita, fotográfica y de vídeo" que conserva la "Tárika" (sic pássim; ¿acentuado como طارقة —'calamidad, desastre'—?) para confirmar "la veracidad de lo dicho si fuera necesario". De ahí también, supongo, la presencia de una cámara en el acto.


Con todo, líbreme Dios de poner en entredicho la (buena) fe del Sr. Sáiz. Si él se declara musulmán, para mí lo es (cf. Corán, 4:94), y a partir de ahí, que sea verdaderamente o no el resto de lo que dice ser es cuestión que, ante todo, atañe a quienes siguen sus "enseñanzas". Sí le recomendaría amistosamente que, en estos tiempos de بلطجة que corren, por una parte, y de suspicacia por otra, se abstenga de utilizar en público (y menos aún en 1ª persona del plural como hizo durante la charla, aludiendo, imagino, a sus prosélitos) la expresión "meter mano" referida a una profesora anónima que, en el transcurso de una conferencia, disentía de su visión del islam (y de la mía, probablemente). Aun en su 4ª acepción, sonó un tanto gansteril, y en cualquier caso muy poco elegante.


Si hay algo que me preocupa y me incumbe de todo este asunto es precisamente qué tratamiento se le está dando al islam, y concretamente al que se practica en la región, desde la Universidad de Murcia. Antonio Said es fundador, según comentó el presentador de la sesión, del Centro de Estudios Interculturales Al-Riquti, creado recientemente por al Ayuntamiento de Ricote y que, según se dijo en el acto, va a contar con el respaldo (económico, entre otros) de nuestra universidad, de la mano de los doctores Pablo Beneito y Pilar Garrido, profesores ambos de la misma y directora académica, la segunda, de las jornadas en cuestión, cuyo criterio, como es obvio y patente, ni entiendo ni comparto.


El propio maestro, en su mencionado Curso del Islam, deja bien a las claras que la docencia universitaria y la del sufismo son esferas distintas (p. 32):

Ser un experto en ciencias religiosas confiere la cualidad académica del profesorado, el título universitario, pero no necesariamente el del magisterio en la mística.
Aunque no llega a indicar si el mismo argumento a la inversa es igualmente válido.

Según el Estudio demográfico de la población musulmana 2010 que ha presentado recientemente la Unión de Comunidades Islámicas de España(UCIDE), sólo un 30% de los musulmanes residentes en España tiene la nacionalidad española, mientras que el 70% es inmigrante (y de éste, un 50% marroquí). De ese 30% que el estudio denomina "hispanomusulmanes", apenas un 1,3% (o hasta un 2,98% según otro estudio similar de 2008, por lo que estos porcentajes y otros anteriores hay que manejarlos con suma cautela) lo constituirían musulmanes nuevos, es decir, ni ceptíes (sic), ni melillenses ni nacionalizados, sino aquellos ciudadanos españoles naturales que (p. 1): 

Desde finales de los años 60 [...] comienzan a buscar entre diversas convicciones su realización personal, produciéndose así un cierto goteo de personas que abrazan el Islam, a quienes, con corrección teológica y semántica, llamamos revertidos ya que simplemente recuperan su religión natural original.

En la Región de Murcia residen, de nuevo según la UCIDE, algo más de 80.000 musulmanes, entre los cuales se cuentan menos de 2.000 españoles. ¿Puede alguien pensar que el señor Sáiz representa a un porcentaje significativo de ellos? Y si no lo hace, y por lo demás difícilmente puede pasar por un experto en la materia, salvo a ojos de crédulos, interesados o profanos, ¿cuál es la razón de darle cabida en unas jornadas universitarias? Sólo se me ocurre que pudiera tratarse de ofrecer, en vivo, en directo y sin avisar, un ejemplo de la particular (aunque cada vez más adocenada) manera que tienen algunos compatriotas dedesmusulmanizar el islam, de colonizarlo en definitiva, y que tanto recuerda, sospechosamente, a la estrategia de hispanización operada por el nacionalarabismo patrio desde el siglo XIX.



REINTERPRETAR EL SUICIDIO PARA MENTIR MEJOR

As-salamu alaykum

Hermanos, si no escribo más es porque no tengo los medios técnicos. Ya estoy al corriente de las últimas invectivas del místico marxista y subvencionado Abdennur y me ha llamado la atención sobremanera como en su mundo de desorden arnarco-místico, convierte los impulsos al suicidio incitados por los sugestiones del shaytan, en los múltiples intentos de suicidio de un chamán. Este agarrarse a un clavo ardiente para rebajar en lo que posible fuera el curriculum del mejor de la humanidad, no podía  venir de otro sitio que de la factoría Abdennur-Ayah, también llamada circo Webnifaq. Hasta la fecha, un intento de suicidio consistía -entre los mortales no místicos- en poner los medios necesarios para que éste suicidio se llevara a cabo. En el caso de un despeñamiento por una montaña se ha de incluir por imprescindible el salto al vacío. Abdennur el subvencionado socialista que pretende conocer las sendas del misticismo (anarquista, eso si, hay que ponerle el apellido ideológico a todo) da por ejecutado el salto al vacío del Profeta Mohammad cuando este intento no se produjo jamás a la vez que ha olvidado misteriosamente la interpretación de viejos versículos del evangelio católico que un ecumenísta como él debería tener en mente en el momento en que reinterpreta los hadices [y digo católico porque el "evangelismo", tan caro y afecto a la CIA como al Mossad, recibe los textos sagrados de los que toma su nombre nada más y nada menos que de la Iglesia Católica}. Siendo el Sr. Abdennur tan ecuménico, es normal que olvide ese pasaje evangélico, pues el ecuménico tiene de costumbre usar una vara de medir sublime para el Profeta Jesus y otra chamánica, oxidada o de segunda mano para el Profeta del Islam. Lo que para sus cófrades católicos es el triunfo de Jesús sobre las tentaciones de Shaytan, incitando éste a Jesús (sas) a tirarse de un precipicio, para el santo Profeta (saws) son -lo dicen Ayah-Abdennur- múltiples intentos de suicidio, pues todo depende de donde uno detenga su mirada. Aunque naturalmente -buen demagogo él- pretendiendo pasar como veraz notario y digno de confianza,  no puede confirmar el intento de suicidio, aunque no existiendo sí aventarlo, claro, pues aunque místico anarquista todavía no viaja al pasado. ¡Cuanta sabiduría junta en un solo anarquista místico!. Revelador. Tratándose  de Abdennur deberíamos decir "rebelador", pues la obra de abdennur tiene poco de comprensión de la revelación, de la que poco o nada quiere saber si no fuera para reinterpetarla, y mucho de rebelion a base del metodo satanico: mezclar la verdad con la mentira.

Todavía me ha llamado más la atención en dicho artículo, la inclusión por parte de Abdennur entre la cofradía progresista de místicos y sabios andalusís pestilentes del siglo XXI al engañador público y publicado usurpador de la tradición Shadilí, al infame e impresentable Sidi Said, sabio en ideologia obligatoria para la Educación General Básica al servicio del sistema bancario internacional. Para ilustrar mejor quien es este nuevo miembro de la cofradia islam-progresista vamos a intentar pasar un articulo al efecto por parte de  un catedrático de arabe con motivo de una de las ya habituales y patéticas conferencias de tan gran farsante mentiroso y embaucador. No se lo pierdan.